En record a Paco Camarasa

Paco Camarasa

Bon dia,

Soc aquí per parlar en nom de tots el clubs de lectura que coordina en Paco. Somos muchos lectores, y espero poderlos representar a todos.

Nos dicen que Paco se ha ido. Que se ha marchado allí donde están sus grandes amigos Francisco González Ledesma y Manuel Vázquez Montalbán, que le agradecen que haya llegado, pero que están enfadados porque ha llegado demasiado pronto. Nos dicen que a Paco le ha fallado su maltrecha salud, esa que en el último año y medio lo tenía con interminables tratamientos que minaban su inagotable vitalidad. Nos dicen que Paco ya no podrá participar en ninguna actividad, que ya nunca podremos verlo en la Negra y Criminal, que ya no estará en ninguna mesa de la BCNegra. Eso nos dicen. Eso es lo que estamos viendo, pero eso es lo que ninguno de nosotros nos creemos.

Paco es una persona de distancias cortas, más de la Barceloneta que de Barcelona. Paco es un hombre entrañable, que es una palabra que se usa a la ligera, pero que en su caso es plenamente aplicable. Paco tiene una manera de hablar irónica y divertida, y, a pesar de sus grandes conocimientos en literatura, siempre encuentra para todos aquel espacio que te hace sentir un buen lector aunque seas primerizo. Paco es un buen prescriptor, que sabe en cada momento y para cada persona cuál es el libro, el autor y el tema que le va a gustar.

En Paco és un tipus genial. Un valencià de somriure sorneguer, idees clares, principis clars, valors clars i un coneixement apassionat que desborda.

Cuando Paco cerró la librería, en octubre de 2015, potenció lo que ya llevaba tiempo haciendo, los clubs de lectura. Paco consigue que todos los miembros creemos una hermandad invisible que va más allá de la literatura. Prueba de ello son todas estas personas que estamos aquí: escritores, periodistas, policías, editores, traductores, bibliotecarios, detectives, profesores, guionistas, libreros, magistrados y lectores, siempre lectores. Gentes de aquí y de allá, blancos o azules, verdes o amarillos, cada uno con sus ideas, todos diferentes pero unidos por las letras. Unidos por Paco.

Los clubs de lectura son esas reuniones mensuales en las que los incondicionales del género que él ha conseguido hacer grande nos juntamos para dialogar sobre un libro que ha seleccionado.

En començar la sessió, és habitual que ens faci fer una rotllana o seure tots al voltant d’una taula. Malgrat el seu aparent desordre, li agrada posar ordre per, tot seguit, escoltar tothom.

Sempre respecta totes les opinions, tant si la novel·la que ens ha fet llegir ha tingut èxit com si l’hem trobat mediocre o prescindible. Ens fa sentir que la nostra opinió compta.

Una de les estones més entranyables s’esdevé al final de la sessió. Tothom ha parlat i tothom ha pogut dir la seva. Aleshores, amb molta saviesa, molta intel·ligència i molta habilitat, en Paco farceix de continguts la sessió. Ens parla de l’autor, de la seva obra, ho relaciona amb altres autors, amb altres obres i, darrerament, també amb pel·lícules i sèries. És una enciclopèdia riallera que teixeix un discurs farcit de títols, de personatges de ficció, d’autors i d’anècdotes que deixen tothom bocabadat. Com pot saber-ne tant?

Compartir amb ell les sessions és un regal.

I en Paco, al seu torn, ens regala la presència de molts escriptors que convida al club. Durant tots aquests anys, per als amants dels llibres que participem en les sessions, hi ha hagut poques coses tan gratificants com compartir una estona informal amb en Paco quan ha vingut acompanyat d’un escriptor.

Sabemos del gran esfuerzo de Paco por asistir a los clubs. Sabemos que es la única actividad que sigue sin querer dejar. Que lo mantiene activo, que le da vida. Un esfuerzo que asombra a su equipo médico. A pesar de lo agotador que es tratar con más de 100 personas repartidas en seis clubs, no quiere dejarlo. Preparar las sesiones, elegir los libros, rebuscar en su privilegiada memoria… más que una tarea es un placer. De Paco aprendemos. Siempre. Pero hay un club en el que Paco se siente un aprendiz más, el Club de Lectura de los Mossos d’Esquadra. En él, Paco no deja de preguntar, de interrogar, de debatir y de anotar con su letra apenas inteligible en hojas de papel reciclado, cogidas con una gran pinza.

Trobarem a faltar aquestes reunions d’amics envoltats de llibres; trobarem a faltar els seus discursos sempre punyents, rebels, reivindicatius i autèntics. Trobarem a faltar les seves opinions sinceres, la seva vitalitat.

Trobarem a faltar les seves recomanacions, les seves propostes literàries, les seves notícies i els seus correus escrits amb aquella lletra que imita les màquines d’escriure d’abans.

Quina tristor! Restem orfes. Ens sentim com una pàgina en blanc.

Hoy estamos aquí no para despedirnos de Paco. De Paco no nos podremos despedir nunca. Hoy estamos aquí para acompañar a Montse, para decirle que estamos aquí, todos, cada uno de nosotros con el corazón roto, para decirle que, para lo que quiera, donde sea y cuando sea, estamos aquí, con ella y con Paco.

Nosaltres continuarem llegint novel·la negra, i de segur que quan estiguem submergits en la trama, dins la gavardina d’un detectiu o sentint-nos sols com un forense en un diumenge de guàrdia, pensarem en en Paco.

Ara deu estar esperant el dinar que en Carvalho prepara a casa seva, a Vallvidrera. Esperem que el famós detectiu no tingui la idea d’agafar Sangre en los estantes per encendre la llar de foc.

 

Text de Charo González, membre d’un dels clubs de lectura que dirigia Paco Camarasa, llegit el 4 d’abril en l’acte de comiat de qui va ser el comissari de BCNegra durant dotze edicions