Festividad de Corpus Christi

Llega Corpus, una fiesta con más de 600 años de historia

El Ayuntamiento de Barcelona, con la Catedral de Barcelona, hace ya muchos años que decidió recuperar para toda la ciudadanía una de las fiestas más antiguas y lucidas que a lo largo de la historia se han celebrado en la ciudad: el Corpus. Y lo ha hecho a partir de dos de los aspectos más populares y participativos de la fiesta, que son fruto de la herencia colectiva de los barceloneses: 'l'ou com balla' -el huevo que baila- y la procesión.

'L’ou com balla', una de las celebraciones más singulares de Barcelona, ha distinguido la fiesta de Corpus desde el año 1637. La costumbre consiste en hacer bailar un huevo en los surtidores de claustros, patios y jardines, que se adornan para la ocasión con motivos florales y cerezas.

La tradición, tan sencilla como misteriosa, despierta pasiones entre los estudiosos, que discuten todavía hoy sobre su origen y significado. Para algunos es una metáfora del ciclo de la vida y una referencia al tiempo y al movimiento continuo. Otros lo ven como un simple juego de entretenimiento, propio de la Edad Media.

Más allá de la discusión sobre sus orígenes, lo que sí es cierto es que la tradición ha arraigado en Cataluña, el único lugar del mundo donde actualmente se celebra. Esta festividad ya forma parte del imaginario colectivo de los barceloneses, gracias a la gran base popular en la que se sostiene.

Conmemoración de los cien años de los Gigantes Nuevos de la Casa de Caritat o del Corpus de Barcelona

Los Gigantes Nuevos de la Casa de Caritat o del Corpus, llamados Hereu y Borda, tienen sus precedentes, según la crónica del carnaval de Barcelona de 1859, en las figuras de los Gigantes Viejos de la Casa de Caritat, piezas propiedad de la Societat del Born, que, a mediados del siglo XIX, se encargaba de organizar las celebraciones de carnaval.

La disolución de la Societat del Born, en el último tercio del siglo XIX, dio lugar al reparto de su patrimonio entre los socios, de modo que los gigantes pasaron a manos de Joan Riera, quien los conservó y los hizo participar en fiestas y desfiles. Posteriormente, tanto los gigantes como los cabezudos, como eran la distracción de los huérfanos, fueron cedidos a la Casa de Caritat.

Durante la segunda década del siglo XX, los viejos gigantes, muy deteriorados, se guardaron. Para sustituirlos, la Diputación de Barcelona, en 1918, encargó la construcción de una nueva pareja de gigantes que respetara la estética y la figuración de la antigua. Así nacieron los Gigantes Nuevos de la Casa de Caritat o del Corpus de Barcelona.

Los nuevos gigantes siguieron siendo la diversión de los niños y niñas huérfanos e incrementaron su participación en diferentes procesiones del Corpus Christi y, también, en la Cabalgata de Els Tres Tombs y en muchas fiestas de los barrios de Ciutat Vella, como la Ribera, el Poble-sec, el Raval o la Catedral.

Desgraciadamente, durante la década de los años sesenta del siglo pasado, los Gigantes Nuevos de la Casa de Caritat fueron reduciendo progresivamente sus actuaciones hasta que, con la desaparición de la institución benéfica, se guardaron junto con los viejos, circunstancia que supuso un largo periodo de inactividad y de olvido de las dos parejas.

En 1987, la Diputación de Barcelona encargó al artesano Domènec Umbert la restauración de las dos parejas y cedió los gigantes nuevos al Distrito de Ciutat Vella. El Ayuntamiento, para dar continuidad a las actividades de las figuras, llegó a un acuerdo con la Coordinadora de Colles de Gigantes y Bestiario de Ciutat Vella, la actual Federación de Entidades de Cultura Popular y Tradicional de Barcelona Vella. Con el acuerdo, los Gigantes Nuevos de la Casa de Caritat volvieron a salir por las fiestas de La Mercè y por las de Santa Eulàlia y en la procesión del Corpus Christi; de este modo, volvieron a ser conocidos como los Gigantes del Corpus de Barcelona.

¿Un huevo que què?

'L'ou com balla' nos enseña la magia de la sencillez. Esta manifestación, propia de la fiesta del Corpus barcelonés, se ha convertido con el paso de los años en un símbolo de la identidad festiva de la ciudad. Los elementos de 'l'ou com balla' son el huevo, el agua y la abundancia de flores, los tres con interpretaciones simbólicas de fecundidad y regeneración, propias de la estación primaveral en plena vitalidad. Popularmente, 'l'ou com balla' representa la Sagrada Forma dentro de una rica custodia adornada con piedras preciosas.

Los manantiales y las fuentes de algunos claustros y patios de la ciudad muestran el juego entre el agua y un huevo vacío, envuelto por las flores. Este año en la ciudad hay una quincena de repartidos por todos los distritos. Pero para Corpus en otros lugares de Barcelona también se hacen alfombras de flores y varios museos e instituciones hacen jornada de puertas abiertas. ¡Os invitamos a pasear por la ciudad para descubrirlos!

La procesión festiva de Corpus, patrimonio cultural inmaterial de la ciudad

El momento culminante de la fiesta de Corpus en Barcelona es la procesión festiva, un desfile laico con todos los elementos del séquito popular, como los Gigantes de la Ciudad, los del Pi, los de Santa Maria del Mar, la Àliga, el Lleó, el Bou... Además, salen acompañados de varios bailes, música y más elementos de cultura popular, como trabucaires, la Coronela, los Falcons y la mojiganga.

La procesión, celebrada en Barcelona desde 1320, es patrimonio cultural inmaterial de la ciudad. Durante siglos, este pasacalle ha sido la verdadera fiesta mayor de la ciudad. En la vertiente civil y popular, ha sido el origen de muchos bailes y elementos de imaginería festiva: los gigantes, los cabezudos, el bestiario y más danzas y entremeses que son fruto de la imaginación popular expuesta en el gran escaparate que históricamente ha sido la procesión de Corpus.

La procesión se celebra el domingo siguiente a las festividades de Corpus, este año será el 3 de junio. A partir de las 18.30 horas, los diversos elementos irán saliendo desde el patio del Ayuntamiento acompañados de música y siguiendo un estricto orden. Después de las presentaciones y los bailes de rigor, la procesión festiva arrancará y circulará por la calle del Bisbe hasta llegar al Pla de la Seu. Allí, el séquito eclesiástico se unirá a la procesión festiva, con la singular custodia en el trono del rey Martí bajo el tálamo.

Programa:

18.30, en la plaça de Sant Jaume: Actuaciones de la Moixiganga de Barcelona, los Falcons de Barcelona y baile de los Gigantes del Corpus de Barcelona.

19.00, en la plaça de Sant Jaume: Salida del Seguici Popular de Barcelona – gigantes, bestiario y bailes- desde el Ayuntamiento.

19:15, en la plaça de Sant Jaume: Arranque de la procesión festiva de Corpus. Recorrido: plaça de Sant Jaume, carrer del Bisbe y plaça Nova, dónde el Seguici pararà hasta la salida del cortejo eclesiástico.