Visitamos la estación fantasma de Gaudí

15 marzo, 2011 | Insólito

Hace unos días hablábamos sobre la interesante historia que gira en torno a las “estaciones fantasma” del metro de Barcelona, y del misterio generado por el imaginario popular que ha echado más cuerda a la cometa en una historia más atractiva como anécdota que en términos reales. A pesar de todo, decidimos descubrir de primera mano cómo es una “estación fantasma” y nos acercamos hasta Gaudí, la única estación fantasma de la red de TMB que nunca ha llegado a funcionar, para grabar el clip que acto seguido adjuntamos. La estación está situada justo bajo la avenida de Gaudí, delante de la Sagrada Familia (entre las calles de Marina y Lepant). Se pasa por ella en el recorrido actual que hace el metro entre las estaciones de Sagrada Familia en Sant Pau/Dos de Maig y es visible en las dos direcciones.

Esta estación se construyó alrededor de 1968 con el objetivo de ser una estación de la línea 2 con correspondencia con la línea 5. La estación en cuestión existe tal como indican las imágenes del vídeo, pero quedó en desuso porque los planes de crecimiento del metro de Barcelona cambiaron. En un primer momento, la línea 2 estaba proyectada para que subiera hacia Horta y la línea 5 circulara de manera transversal hasta La Pau. Un cambio de planes, sin embargo, hizo que todo eso se modificara y que la línea 2 circulara hacia La Pau y la 5 hacia Horta, como en la actualidad. Este cambio de trazado fue el que dejó la estación inutilizada y sin inaugurar.

Actualmente, la estación pasa inadvertida para la mayoría de los viajeros. Los andenes están casi intactos y las instalaciones del nivel superior se han destinado a otros usos, y también el vestíbulo de la estación que actualmente está ocupado por una sede de jubilados para trabajadores de TMB. Los accesos a la estación también se conservan, uno sirve para acceder a la sede de jubilados y el otro se ha transformado en una salida de emergencia. Algunas leyendas dicen que hay pasajeros de metro que han visto cómo algunas personas misteriosas esperan el tren sin parada en la estación Gaudí. Nosotros no los vimos, pero seguiremos manteniendo el misterio.