La estanquera que fue reina del vodevil y primera directora de cine

17 marzo, 2016 | Barceloneses, Insólito

La década de 1910, cuando el Paral·lel estaba lleno de teatros y de todo tipo de salas de espectáculos, una actriz brilló con luz propia y reinó en los escenarios. Era conocida como Elena Jordi, aunque su nombre real era Montserrat Casals. Tuvo una compañía propia, construyó un teatro y llegó a dirigir una película de cine mudo. Pese a que en la época fue muy conocida, a finales de la década de 1920 desapareció de la escena y ha acabado en un injusto olvido.

Montserrat Casals i Baqué, conocida en el mundo del teatro como Elena Jordi, nació en la población bergadana de Cercs el 20 de noviembre de 1882 y era la segunda de tres hermanas. La mayor, Bàrbara, se casó con Llucià Vilardaga, que fue alcalde de Berga, y la pequeña, Celestina, hizo carrera junto a Montserrat con el nombre artístico de Tina Jordi. El padre, Bonaventura Casals, era un emprendedor que trabajó de capataz y terminó siendo empresario en las minas y en los hornos de cemento de Cercs.

En 1900, cuando Montserrat tenía 18 años y su hermana Tina 9, la familia vivía en Berga, y allí consta que tanto ellas dos como la hermana mayor, Bàrbara, y su madre, Maria Baqué, eran activas en los círculos sociales y culturales de la capital bergadana. Montserrat Casals se casó en 1901 con Josep Capellera, que era veterinario. Así describe el matrimonio Josep Cunill, autor del libro Elena Jordi: Una reina berguedana a la cort del Paral·lel, publicado en 1999: “Las cosas no eran tan simples como podría parecer a simple vista. Nueve días después de la boda, en concreto el 14 de septiembre a las siete y media, nació la primera de las hijas de Montserrat y Josep.” El mismo autor explica, un poco más adelante: “Parecía la extraña premonición de uno de los vodeviles franceses de Flers y Caillavet que Montserrat interpretaría en el futuro, La belle aventure, que en la traducción catalana de Salvador Vilaregut se titulaba Pasqua abans de Rams.”

El matrimonio se rompió en 1904, un año después de nacer la segunda hija de la pareja. En 1905 murió Bonaventura Casals, y poco después la familia, excepto Bàrbara, se trasladó a Barcelona, donde Montserrat y Tina, su inseparable hermana pequeña, pasaron a regentar un estanco, que aún existe, en la esquina de las calles de la Boqueria y de Rauric. Este estanco fue muy importante para la posterior carrera artística de las hermanas, porque el establecimiento se convirtió en un punto de encuentro de numerosos personajes del mundo de la cultura, el arte y el periodismo, que hacían tertulia en la tienda. Y fue a partir de esta relación que, ya convertida en Elena Jordi, Montserrat Casals subió a los escenarios, y con ella, su hermana Tina.

Josep Cunill cuenta así como era el ambiente que se vivía en el establecimiento: “Fueron algunos bergadanos como el escritor Ramon Vinyes y el actor Ramon Tor, o ilustres bohemios barceloneses, gente de ‘pluma y teatro’, los que eligieron ese lugar para reunirse, hablar largamente o echar partidas de cartas en las habitaciones posteriores.” También frecuentaba el local un personaje que fue clave en la vida de Elena Jordi, Alexandre Soler Maryé o Marijé, Jandru, hijo del gran escenógrafo Francesc Soler i Rovirosa. Así describe Cunill la relación: “Jandru Soler estuvo al lado de la Jordi en la mayoría de sus vodeviles, ejercía de traductor, escenógrafo-figurinista, director artístico o consejero económico, hasta el extremo de que los críticos lo hacían responsable directo de los aciertos o fracasos de la Jordi.”

El ambiente, las amistades y un cierto talento innato propiciaron que Elena Jordi iniciara la carrera teatral interpretando pequeños papeles, a menudo sin texto, en la compañía Teatre Íntim, de Adrià Gual. Poco después, en la temporada 1908-1909, se marchó con Margarida Xirgu al Teatro Principal. A partir del invierno de 1910 se incorporó a la compañía de Josep Santpere. En el citado libro, Josep Cunill explica: “Son unos años en que la información en torno a la Jordi es escasa y fragmentada. Tan escasa que se reduce a algunas obras de los años 1910, 1911 y 1914. Es a partir del año 1914 que la Jordi, que destacaba más que la primera actriz de la compañía de Santpere, empieza a ser mencionada, regularmente, en las críticas de las revistas de teatro.”

La carrera de la actriz tuvo un éxito fulgurante. Elena Jordi, acompañada de su hermana Tina, formó su propia compañía y se convirtió en la reina absoluta del Paral·lel. Viajaban a menudo a París, donde compraban ropa, que luego Elena lucía en sus obras. La artista estaba al día de los últimos estrenos y traía vodeviles que hacía traducir al catalán.

El año 1918 fue muy importante en la vida de la actriz. Así lo explica Josep Cunill: “Se produjeron tres acontecimientos que acapararon la atención de Elena Jordi: las obras de construcción de lo que debía ser su teatro, la realización y producción de la película Thaïs y la muerte del amigo, y en algunos momentos compañero sentimental, Jandru Soler, en plena epidemia de la gripe que afectó a Barcelona.” Y es que la Jordi había comprado un solar en la recién abierta Vía Laietana para construir ahí un teatro que debía llevar su nombre. El proyecto no llegó a buen puerto y el edificio acabó convirtiéndose en el Palacio del Cine.

Por otro lado, Elena Jordi, que ya había colaborado con Studio Films actuando, junto con su hermana Tina, en algunas películas, comenzó a trabajar en la producción y dirección de cine con la película Thaïs, en la que también interpretaba el papel protagonista. Se convirtió, así, en la primera directora de cine de la Península Ibérica. Con todo, no se conoce el resultado del film, porque no se ha conservado ninguna copia.

El éxito de Elena Jordi fue tan fulgurante como fugaz. Después de la experiencia en el mundo del cine mudo, la artista redujo mucho la presencia en los escenarios. A finales de 1929 actuó en el Teatro Goya, en la que fue su última actuación conocida. Murió en diciembre de 1945 en el anonimato. Gracias al trabajo de investigación de Josep Cunill, que localizó el nicho del cementerio de Les Corts donde está enterrada, Elena Jordi ha pasado a formar parte de la lista de barceloneses ilustres enterrados en este cementerio y su nombre forma parte de la nueva ruta cultural que Cementerios de Barcelona organiza en Les Corts.

Pies de foto: Postal con retrato de Elena Jordi (fragmento). Autor: Antoni Esplugas – Centro de Documentación y Museo de las Artes Escénicas (MAE). Instituto del Teatro. | Postal con retrato de Elena Jordi con firma autógrafa (fragmento). Autor: Antoni Esplugas – MAE – Instituto del Teatro. | Retrato del actor Ramon Tor, uno de los personajes que frecuentaba el estanco de las hermanas (fragmento). Autor: Pau Audouard – Archivo Fotográfico de Barcelona (AFB). | El estanco que regentaron las hermanas Jordi en la esquina de las calles de la Boqueria i de Rauric. Autor: JAF. | Caricatura de Elena Jordi (fragmento). Autor: M. Cardona – MAE – Instituto del Teatro. | Postal con retrato de Elena Jordi (fragmento). Autor: Antoni Esplugas – MAE – Instituto del Teatro. | El Teatro Apolo, donde Elena Jordi obtuvo grandes éxitos, en la primera década de 1900. Autor: Luis Girau Iglesias – AFB. | Edificio construido en la Vía Laietana para convertirse en el Teatro Elena Jordi, pero que acabó abriendo como Palacio del Cine. Autor: JAF.