Una exposición recuerda la huella de la guerra civil en el barrio de la Catedral

La Asociación de Fiestas de la Plaza Nova presenta la exposición «1938. El barrio de la Catedral bajo las bombas. Las Fiestas de Sant Roc poco antes y poco después de la guerra». Se podrá ver a partir del 18 de julio en la Casa de los Entremeses y se incluye en el proyecto «4 ¼ 425 años de las Fiestas de Sant Roc», que recibió el Premio Ciudad de Barcelona 2017.

El barrio de la Catedral anterior a 1936 vivía con intensidad las Fiestas de Sant Roc de la Plaza Nova. De hecho, durante el primer tercio del siglo XX vivieron una segunda edad de oro y no era extraño que barceloneses de otros barrios de la ciudad bajaran a la Plaza Nova a disfrutar de la fiesta.

En 1936 el barrio se preparaba para celebrar una nueva edición de las fiestas, como se llevaba haciendo desde 1589. Pero el levantamiento militar, las barricadas y la violencia en las calles transformaron drásticamente la vida de los barceloneses. El estallido de la guerra impidió que las Fiestas de Sant Roc se pudieran celebrar durante tres años.

Gracias a fotografías y testimonios de vecinos, el visitante podrá percibir la crudeza con que los bombardeos atacaron la vida del barrio de la Catedral, una zona céntrica de la ciudad y llena de gente, como en la actualidad. En una de las jornadas más funestas, la del domingo 30 de enero de 1938, llegaron a morir doscientas personas a causa de las bombas.

En el año 1939, con el fin de la guerra, el barrio de la Catedral recupera unas Fiestas de Sant Roc marcadas por el contexto de devastación y miseria de la posguerra, pero con el espíritu de mantener la tradición y recuperar la cohesión de los vecinos.

La exposición quiere ser un homenaje a los plaçanovins y plaçanovines, a todos los que durante los bombardeos pasaban por las calles y plazas, a los que se protegían en los refugios y a todas las víctimas del barrio de la Catedral.