Barcelona Cultura

Dimitris Papaioannou: “No voy detrás de grandes obras maestras, sino que las identifico”


teatre
28 Junio 2017, 13:29

Por Andreu Gomila, periodista y escritor.

 

Dimitris Papaioannou es, seguramente, el artista escénico griego más conocido en todo el mundo. Dirigió las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y se ha ganado una consolidada reputación como gran poeta escénico. En Barcelona, curiosamente, pudo estrenar su primera pieza en la desaparecida Bienal de Jóvenes Artistas del Mediterráneo. Corría el 1987 y Papaioannou tenía 21 años. No ha vuelto a nuestra ciudad desde entonces. Y ahora nos visita, maduro, con una obra preciosa sobre el tiempo, 'The great tamer'.

De 'The great tamer', me ha sorprendido el uso que hace de 'El Danubio azul' de Strauss...
¡Y a mí! Normalmente no utilizo música en mis espectáculos. Pero esta pieza, en un momento dado, me impresionó, a pesar de ir en contra de mis principios. Y decidí experimentar con ella a través de una versión ralentizada.

¿Deja que lo influyan cosas que no son, a priori, de su interés?
Me dejo influir por todo. A veces, hay cosas que debo hacer aunque vayan en mi contra. La conciencia no es siempre la mejor consejera, en quien debes tener más confianza.

¿Quién es The great tamer, ‘el gran domador’?
El tiempo. Según la vieja mitología griega, es quien controla las fuerzas para crear la vida.

¿Es usted, pues, quien controla el tiempo?
Si pudiera verme desde fuera, no haría la mayoría de las cosas que hago. Yo estoy en medio, como un pintor. No soy coreógrafo. Y no solo necesito bailarines para hacer mis obras, sino que también busco actores, acróbatas... Me gusta crear lugares silenciosos donde el cuerpo humano interactúa con su entorno con el objetivo de crear momentos poéticos muy simples.

¿Quién es su poeta de referencia?
El poeta sufí Rumi [siglo XIII], cuya poesía ha sido siempre una guía para mi vida. Lo descubrí a los 18 años. Tiene infinitud de capas que hacen que no te lo termines nunca y siempre esté a tu lado, tengas la edad que tengas.

Ha dicho que no era coreógrafo. ¿Cómo trabaja?
Siempre empiezo algo sin saber qué haré. Primero, tengo una idea abstracta, general. Y después hago audiciones a artistas de diferentes terrenos. Los escojo según sus habilidades y lo que les pido es que tengo que enamorarme de ellos. Entonces, pongo en marcha un viaje caótico sin saber hacia dónde me llevará. Soy un sirviente de mi obra.

Esto es muy arriesgado, puesto que tiene muchos números de fracasar.
Sí, pero es la manera de sentirme vivo y llegar a un estado de alucinación.

¿De dónde provienen las imágenes de sus espectáculos?
De mi enciclopedia personal. Me mueve el arte humano, la naturaleza, la luz... todo lo que recuerdo. Normalmente, cuando ensayo, elijo un momento, un movimiento que ha hecho uno de mis intérpretes y lo aíslo, porque me recuerda algo que he visto, normalmente de un gran maestro de la pintura. Y le doy la bienvenida. No voy detrás de grandes obras maestras, sino que las identifico... En la vida cotidiana hay muchas obras maestras que pasan ante nosotros sin que nos demos cuenta. Y yo intento capturarlas. Ahora mismo, que estoy en Amsterdam, he podido ver el cuadro de Vermeer 'Mujer de azul leyendo una carta' y es increíble ver cómo trabaja los objetos en este cuadro. Me impresionan muchas cosas de él.

En Barcelona, podrá ver grandes obras maestras de Miró y Picasso, por ejemplo.
Los he visitado muchas veces, estos museos. ¡Y pienso llevar a mis intérpretes a hacer un tour!

¿Cómo ha vivido, personalmente, todos estos años de crisis griega?
Pasamos de los falsos años dorados de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 a la época actual de crisis. Estoy rodeado de amigos que no tienen trabajo. Es terrible. Pero, a la vez, estamos viviendo un gran momento en el terreno artístico. La gente está descubriendo a nuestros artistas. El foco está puesto encima de Grecia y nos están mirando. Hace unos días, por ejemplo, pude ver el estreno de 'Titans', de Euripides Laskaridis, que también estará en Barcelona. Y hará la vuelta al mundo. Es fantástico.
 


Comentarios

Enviar un comentario nuevo

Comparte este contenido