Barcelona Cultura
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/views.module on line 1113.
  • strict warning: Redefining already defined constructor for class gmaps_content_address_fast_filter_helper in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/gmaps/modules/gmaps_content/includes/gmaps_content.views.inc on line 164.
  • strict warning: Declaration of views_handler_field::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_field.inc on line 1141.
  • strict warning: Declaration of content_handler_field::element_type() should be compatible with views_handler_field::element_type($none_supported = false, $default_empty = false, $inline = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/cck/includes/views/handlers/content_handler_field.inc on line 228.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 165.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 165.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 165.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 576.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 576.
  • strict warning: Declaration of views_handler_relationship::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_relationship.inc on line 145.
  • strict warning: Declaration of views_handler_area::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_area.inc on line 81.
  • strict warning: Declaration of views_handler_area_text::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /var/www/apps/app0214/www/grec/arxiugrec/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_area_text.inc on line 121.

25 años de Festival: 1976 -2001, Carlos González

1980-1983. Flor de un día... y veinte años

«Dionisos, el dios alrededor del cual el teatro empezó a tomar forma en la antigua Grecia, ha sido el primero en tomar la palabra en la solemne apertura del Grec 80. De nuevo él ha invitado a la fiesta teatral a la ciudad y al pueblo, reunidos en torno a nuestro clásico escenario y representados por los más dignos notables, que, junto con los ciudadanos que llenaban las gradas, celebran en el esplendor de una noche veraniega el inicio de los festivales que toman nombre y sabor de la más cultivada antigüedad.» Son palabras con un sabor antiguo, desempolvadas de las hojas de El Correo Catalán. Las firma, en el mes de junio de 1980, su crítico teatral, Josep Urdeix. Lo hace para referirse a Les Bacants, la última tragedia de Eurípides y el primer montaje del Grec 80. El 16 de junio, 1.770 personas pagaron las 250 pesetas de la entrada para ver este espectáculo, dirigido por Ricard Salvat; un texto en el que, precisamente, se hace un homenaje a la inmortalidad del teatro. La elección de la obra fue, para muchos, acertada. Joaquim Vilà, crítico del diario Avui, escribe: «Estas Bacants marcan un camino a seguir. Ojalá reconcilien al gran público con los clásicos griegos. Unos amigos de toda la vida que deberíamos ver moverse más a menudo». Una representación que, para el crítico de Tele/eXprés Martí Farreras, significaba «un punto de partida brillante de esta temporada de verano».

Les Bacants representó, además, el debut de Biel Moll en la dirección del Grec, que ejerció hasta el año 1983. Cuatro ediciones en las que el Grec creció en presupuesto, en número de espacios, de espectáculos y de espectadores. Un crecimiento que vino acompañado, también, de la consolidación de un cambio de mentalidad.Maria Aurèlia Capmany, regidora de Cultura, reconocía en el año 1984 que el Grec «ya no es sólo un teatro, el Grec es una propuesta para vivir la entrada del verano en la plenitud de todas las artes escénicas».

Para inaugurar las diferentes ediciones de este período, al margen de Eurípides, se eligieron espectáculos dirigidos por Pere Planella (La bella Helena, de Häcks-Offenbach, Grec 81); Ferruccio Soleri (Arlecchino e gli altri, Grec 82) y Mario Gas (L’elisir d’amore, de Gaetano Donizetti, Grec 83). Poco a poco, el festival se fue dejando ver en más espacios de la ciudad. El año 1980 es el primero de la plaza del Rei, un escenario que ya no desapareció de la programación del Grec; un espacio medieval y mágico. En el año 1980 tiene lugar también el primer Grec en los jardines del Antic Hospital de la Santa Creu. La Casa de Caritat debuta en el año 1981, y el Turó Parc formó parte durante dos años de los espacios del festival (1982-1983) y se convirtió en escenario de teatro infantil. El Palacio de la Virreina participó en el año 1984 en el festival como sede de la exposición «El hombre y la máscara».

Pero vayamos paso a paso. El año 1980 fue un año de crecimiento. Después de las prisas y de la improvisación que presidieron la edición de 1979, el Ayuntamiento presentó un festival bien perfilado, bien armado. «El Grec ha de convertirse en el escaparate de lo que se haga durante todo el año». Lo decía en la presentación del festival Narcís Serra, el alcalde de Barcelona en aquella época. El regidor de Cultura, Rafael Pradas, añadía: «El Grec no será flor de un día en los proyectos teatrales del Ayuntamiento».Una afirmación que, por fortuna, se ha revelado del todo cierta.

La expansión física del festival también es artística. El Grec comenzó la década con un aumento importante del número de espectáculos: de los diecinueve programados en el año 1979 se pasó a los cincuenta y tres de este 1980. El crecimiento se llevó a cabo, también, con la voluntad de abrirse a la creación artística de otros países. El Grec 80 invitó a Barcelona a compañías y artistas para que presentasen sus trabajos. Solamente dos, pero sonados: Le Cirque Imperial, del Centre Dramatique de La Courneuve, y Misterio Buffo, de Dario Fo, a cargo del Colletivo Teatrale La Comune. En la programación no faltan, por supuesto, montajes catalanes. Entre ellos se encuentran Laetius, de Els Joglars; El mentider, en versión del Col·lectiu Ignasi Iglesias; Antoni i Cleòpatra, de Teatre de Trànsit, y Titus Andrònic, del Lliure.

El año 1980 fue el primero en incorporar el teatro infantil a la programación del festival. Otra novedad, y no es artística, la encontramos en forma de anuncio en los diarios del mes de junio: «los jubilados y los parados podrán beneficiarse de un 40% de descuento en el precio de las entradas». Del balance que Joan-Anton Benach hizo del Grec 80, que tuvo cerca de 90.000 espectadores, destacamos lo que Tele/eXprés denomina «fenómenos sistemáticos»: «Han comprobado [los organizadores del festival] que existen una serie de fenómenos casi sistemáticos como, por ejemplo, que el lunes es mal día y que todos los espectáculos del Grec han tenido más espectadores en la segunda representación que el día del estreno, y más el tercer día que el segundo». Una situación, para Benach, «que haría pensar en alargar la permanencia de los mismos si no fuera porque entonces disminuye la oferta».

El Grec 81 se inauguró con La bella Helena. La elección de este montaje, dirigido por Pere Planella, la explicaba Joaquim Vilà al Avui: «El Ayuntamiento ha abierto el fuego con La bella Helena, como una especie de pequeño homenaje a la gente del Teatre Lliure al final de su quinta temporada; cinco años de ir con un zapato y una alpargata, en la más desbaratada anormalidad, empeñados en hacer un teatro “normal” para un país “normal”».

Siguiendo los pasos de Helena, unos sesenta espectáculos.Vuelven a Barcelona los actores del Centre Dramatique de La Courneuve, y lo hacen con Lucelle. También se pasean por la ciudad La Celestina, de Fernando de Rojas en versión del Teatro del Aire, y Le Troiane, de Séneca, del Teatre Grec de Siracusa. El programa también incluye Chauffeur, al Palace! de Santiago Rusiñol y dirección de Adrià Gual;Medea, de Eurípides, a cargo de la compañía de Núria Espert y dirección de Lluís Pasqual, y El Príncep d’Homburg, de Von Kleist, en versión de la Companyia Adrià Gual y dirección de Ricard Salvat.

El Grec 81 fue el año de los cantautores. Grandes nombres de la escena musical actuaron en el festival, como Maria del Mar BonetLluís LlachJoan Manuel SerratNacha GuevaraCarlos Cano y Amancio Prada. La ópera también tiene su rincón. La serva padrona, de Pergolesi, y Bastiana, de Mozart, son los regalos que dejó en Barcelona la London Opera Ensemble. A estas dos piezas hay que añadir El barbero de Sevilla, de Rossini, dirigido por Mario Gas.

El Grec 82 presentó setenta y nueve espectáculos. La programación, arriesgada, se basaba en las compañías catalanas y apostaba por traer espectáculos de dimensión internacional. Cabe citar tres grandes nombres: Mario Gas, en la dirección de Madame Butterfly; Lindsay Kemp, con el Somni d’una nit d’estiu, y Fabià Puigserver, con El misantrop.

«El Grec 83 continúa evitando modestamente la calificación de festival. Y a pesar de todo, participa de eso que esta palabra, sin duda equívoca, significa hoy en muchas ciudades de Europa. Al mismo tiempo, el Grec es un vehículo de apertura y de proyección cultural de Barcelona, la oportunidad de que la ciudad esté integrada en los circuitos de festivales europeos ». Es una parte del programa del «vehículo » Grec 83. Una edición que sigue creciendo, acercándose ya al centenar de espectáculos. Se consolidan los cinco escenarios en los que se programan espectáculos: Teatre Grec, plaza del Rei, Casa de Caritat, jardines del Antic Hospital y Turó Parc. La edición de 1983 se cerró con Glups!, de Dagoll Dagom, un montaje estrenado un mes antes en Girona, dirigido por Joan Lluís Bozzo y que confirmaba la compañía catalana en la escena del musical. Aquel año se despidió el equipo que había hecho posibles cuatro ediciones del festival. En el año 1984 un nuevo equipo tomó las riendas del Grec.