Parque del Guinardó

Volver

  • Parc del Guinardó - gener 2015
  • Parc del Guinardó - gener 2015
  • Parc del Guinardó - gener 2015
  • Parc del Guinardó - gener 2015
  • Parc del Guinardó - gener 2015

Este parque es un espacio donde conviven la rusticidad del bosque con la elegancia de un jardín de arbustos recortados, donde el agua tiene un gran protagonismo.

El parque del Guinardó tiene tres partes bien diferenciadas: una urbana, que se convierte en la antesala del gran espacio que ocupa esta zona verde, otra histórica y, en la parte más alta, la frondosidad de la vegetación forestal. Sus terrazas ajardinadas y los pinares convierten este lugar en uno de los espacios verdes más refrescantes y plácidos de la ciudad.

Como el parque es bastante empinado y tiene una altura considerable, muchos se acercan para hacer deporte y correr un rato. Y es que vale la pena: en la parte más alta hay miradores desde donde se puede disfrutar de las magníficas vistas de Barcelona.

Historia

Barcelona goza de este parque gracias a las reservas de suelo que se establecieron a principios del siglo XX. Se trata de una finca encarada al mar que en 1910 pasó a ser propiedad municipal. Lo primero que se construyó fue la parte histórica, obra de Jean-Claude Nicolas Forestier en colaboración con Nicolau M. Rubió i Tudurí. El parque del Guinardó fue el primer trabajo conjunto de los dos paisajistas, un campo de pruebas y de experimentación del que después saldrían, además de un modelo y tipología de jardín autóctono, el jardín Meridional, parques como los jardines de Laribal, los jardines de la Tamarita o el Turó Park.

El nombre de Guinardó está vinculado a una antigua masía próxima al parque: el Mas Guinardó, actualmente Casal de Entidades del distrito.

Biodiversidad

En la parte urbana destacan los grandes pinos blancos y las tipuanas, que, en verano, rebosan de flores amarillas. Los árboles del amor, las moreras, los olmos y los olivos son otras de las especies que ornamentan esta zona.

La zona histórica está repleta de grandes cercas vegetales, muy bien recortadas, a ambos lados de los caminos. Abundan los arbustos, como el pitósporo, el brusco, el laurel y la adelfa. También hay muchos algarrobos, cipreses, cedros y encinas, la mayoría de grandes dimensiones.

Por los pequeños canales por donde corre el agua podemos encontrar una especie vivaz de flores rojas muy ornamentales poco frecuente en Barcelona, la Lobelia laxiflora, y en las placitas que van subiendo por la montaña, sóforas, rosales, mimosas y naranjos amargos. En la parte más alta se abre un bosque espeso, muy natural y espontáneo, con pinos blancos y, en algunos lugares, también cedros, y un sotobosque muy mediterráneo.

Paisajismo y diseño

El parque del Guinardó tiene tres partes bien diferenciadas: una urbana, otra histórica y, en la parte más alta, una forestal.

El parque urbano es fruto de la remodelación hecha en 1977, que se enlazó con la plaza del Nen de la Rutlla, donde está la entrada principal del parque y que es, por tanto, un espacio muy próximo a la calle. Está formada por terrazas situadas a diferentes niveles separadas por taludes con césped, árboles y arbustos.

El parque histórico está formado por un frondoso jardín que sube montaña arriba siguiendo el eje de un torrente mediante terrazas comunicadas por caminos y escaleras. En la parte central de la pendiente hay muros de piedra surcados por pequeños canales por donde corre el agua que baja desde la alberca formando cascadas y llenando estanques. Estas pequeñas cascadas que recorren el parque recuerdan el sonido de un arroyo.

El parque forestal tiene una gran pendiente, está constituido por una importante arboleda que circunda la parte más alta de la zona histórica y se va extendiendo colina abajo.

Arte y arquitectura

Entre la avenida de la Mare de Déu de Montserrat y la entrada del parque hay una plaza con la escultura más popular del barrio del Guinardó: la del Nen de la Rutlla, que da nombre a la plaza. Se trata de un bronce de Joaquim Ros i Bofarull de 1961.

Si nos adentramos en la zona histórica del parque, encontramos escondida la fuente del Cuento (1739), que en su época fue una de las más populares del barrio. Debe su nombre al hecho de que normalmente manaba poca agua y la gente, mientras esperaba para recogerla, charlaba y contaba cuentos.

Traductor de google :
Dirección:
Garriga i Roca, 1*13
Distrito:
Horta-Guinardó
Barrio:
El Guinardó
Código postal:
08041
Población:
Barcelona
Titularidad:
Centro público
Dirección
Garriga i Roca, 1*13

Teléfono

Teléfono:
010

Comparte este contenido