Nou Barris come sopa por la convivencia

Desde el año 2004, después de visitar el Festival de Sopas de Lilla, las entidades 9 Barris Acull y Red de Intercambio de Conocimientos organizan el Festival de Sopas del Mundo Mundial. El objetivo es fomentar la convivencia y las relaciones entre vecinos con un plato tan universal como la sopa. El domingo 26 de marzo, se reunirán en la Marquesina de vía Júlia decenas de diferentes recetas hechas por las diversas comunidades, entidades, asociaciones y vecinos que viven en Nou Barris. Durante toda la mañana, los participantes hacen una demostración de la elaboración de la receta y a mediodía un jurado escoge la mejor. Cuando finaliza el concurso, hacia las 13.00 horas, hay una degustación popular de todos los platos.

Sopa de pescado colombiana; caldo gallego; ‘harira’, una sopa marroquí; sopa de cacahuete boliviana; gazpacho; sopa al estilo nigeriano; cremas de verduras hechas con ingredientes ecológicos; y escudella mezclada. Estas son algunas de las recetas que se pudieron degustar el año pasado. Como es un festival de sopas del mundo, también hay participantes que se animaron a hacer recetas que no son propias de su cultura, pero que son muy populares, como la bullabessa, la sopa de cebolla con queso y la menestra. Una vez acabado el concurso, cada año se edita un manual que reúne todas las recetas participantes.

Pero ¿por qué un festival de sopas? 9 Barris Acull explica que en todo el mundo se comen sopas: comparten una serie de elementos básicos como el agua, el fuego y la olla, pero a partir de ahí la diversidad es infinita. Se pueden hacer con carne, verdura, legumbres, pescado, especias… En definitiva, con todo aquello que cada cultura tiene a su alcance. Además, la sopa es un símbolo de mezcla y al mismo tiempo de diferencia, de alguna cosa muy propia a la vez que muy universal. Los organizadores del festival creen que las sopas son como las personas: la esencia es la misma, pero cada receta es única.