Edición núm. 087

Ciudad de emprendedores

Nos encontramos en el umbral de una nueva economía articulada en torno a la capacidad de conectar personas y construir comunidades, y Barcelona sobresale en este terreno. Hoy se impone de manera irrevocable un paradigma de productividad que consiste en hacer aflorar nuevas complicidades en un mundo en el que la información y todas sus mercancías agregadas circulan a una velocidad de vértigo.

Xavier Verdaguer es uno de los emprendedores más creativos e internacionales surgidos de Barcelona. Ingeniero informático y arquitecto técnico por la UPF y con estudios de alta dirección en la Stanford University, se autodefine como un emprendedor en serie.

Ciudad de emprendedores

Barcelona Metròpolis

Barcelona ha sido uno de los motores de la revolución industrial en España desde sus inicios, un lugar donde el emprendedor ha podido prosperar y donde se ha remunerado el esfuerzo con la ascensión social. Hoy día vivimos inmersos en una crisis sin precedentes. La recesión también ha hecho aparecer nuevas formas de emprendimiento social.

Tierra de oportunidades

Francesc Cabana

En Barcelona y en toda Cataluña ha funcionado históricamente el llamado ascensor social gracias a la ausencia de grandes terratenientes y a la aparición progresiva de clases medias. Los recién llegados tenían tantas posibilidades de hacer fortuna como las familias burguesas tradicionales. También en este sentido se aprecia una gran diferencia con respecto a otras ciudades de España.

La palabra ‘emprendedor’ ya ha colonizado el discurso político y mediático a escala global. Los emprendedores triunfan en Estados Unidos. En Cataluña, ni la crisis ni el ecosistema laboral les son favorables, pero intentan hacerse un hueco en el mercado.

Con veintiséis años de existencia, Barcelona Activa se ha convertido en un referente internacional en cuanto a promoción pública del emprendimiento. Actualmente es una fuente de oportunidades para muchas personas que han perdido el trabajo o lo ven peligrar y que se plantea el autoempleo como alternativa.

Seth Godin ha inspirado con sus libros y desde su blog a miles de emprendedores de todo el mundo. Es el fundador de Squidoo.com, uno de los cien sitios web más visitados de Estados Unidos. Le agradecemos que nos haya permitido reproducir aquí seis de sus reflexiones sobre el futuro del emprendedor.

Ignàsia, hija del menestral Pere Claver y esposa del zapatero Gaspar Robira, dominaba el arte de hacer encajes y se dedicó a la elaboración de este tejido, actividad que completó con el negocio de telas y confección y con el préstamo de dinero. La empresaria llegó a coordinar a un equipo de artesanas de trece pueblos del entorno barcelonés, desde el Maresme hasta el Baix Llobregat.

El nombre de Jacob Suñol no sugerirá nada a la mayoría de las personas que lean estas líneas, ni tampoco el de Pere Vallès o el de Ana Izquierdo. Pero son importantes. La recuperación económica tiene miles de héroes desconocidos. Personas que se juegan el patrimonio para sacar adelante su proyecto, generar crecimiento y puestos de trabajo. Son los emprendedores.

Ko Tazawa vino por primera vez a Barcelona en el año 1978, enviado por su banco para que aprendiera castellano. Su contacto con la sociedad catalana le llevaría a convertirse en un enamorado del país, de su cultura y de su lengua. Y aún volvería dos veces más, la última de ellas en 1993, con su mujer y sus dos hijos, para doctorarse en Filología Catalana.

Barcelona aparece en uno de cada veinte de los 4.100 números publicados por la revista desde 1925. Algunos de los textos más destacados, tomados en conjunto, ofrecen una clara visión de las fases por las que ha pasado la ciudad.

Las revistas publicadas en Nueva York son la ventana al mundo cosmopolita que las leyes y las costumbres norteamericanas quieren expresar. La presencia de Barcelona en ‘The New Yorker’ empieza en 1935, con una descripción del carnaval que prefigura ya la sombra de la moral de posguerra, en fuerte contraste con la alegría de vivir de la Segunda República, aún vigente.

El texto publicado en 1944 por Marya Mannes es un artículo de guerra. Los aliados hace ya seis meses que han desembarcado en Normandía, y París ha sido liberada en agosto. La pregunta implícita es si cruzar los Pirineos con el ejército aliado es una empresa aconsejable.

Los artículos de los años cincuenta muestran un país derrotado y vulgar, que solo se salva por el exotismo mediterráneo. Cristaliza el mito de la buena vida barcelonesa, sustentada en el desorden, el calor, la bohemia, la impuntualidad, el sexo y, en general, en un ‘carpe diem’ relajado, embrutecido y sin cultura. Pero tras ello se detecta una tristeza, un silencio.

Con motivo de los Juegos Olímpicos, la revista vuelve a publicar un reportaje central dedicado a Cataluña. Barcelona aparece en él anclada en el consumismo, como paradigma de la sociedad tardocapitalista del bienestar. La ley de poner el contador de la memoria a cero da sus frutos, pero ficción y realidad acaban confundiéndose.

Las razones de ‘Victus’

Esteve Plantada

Una novela que muestra el hundimiento moral de un siglo que vive en la pugna entre el empirismo y el racionalismo, entre la luz y la oscuridad. ‘Victus’ transciende el hecho nacional sin ningún tipo de indulgencia, con seiscientas páginas en las que queda claro que todo es fruto de la dimensión vulgar del hecho de existir y de querer ser, sin héroes y con una sinrazón exasperante que hace avanzar el curso de los hechos.

El viaje en autobús

Jordi Llavina

Yo cogía el autobús 28 en la plaza Catalunya, frente a la librería Catalònia. Era la época en que empezaba a interesarme por la literatura y, por culpa de ese escaparate, rebosante de novedades que contemplaba con anhelo, más de una vez llegué tarde a la cita con mi chica, que solía esperarme en las gradas desiertas de la plaza Salvador Allende.