Casas de L’Eixample: ejemplos modernistas lejos de los turistas

4 enero, 2011 | Insólito | Publica un comentario

En Barcelona hay todo tipo de rutas, docenas de paseos recomendados, a veces oficializados con guía y todo, y otras, simples consejos. Rutas a partir de los paisajes de novelas como La catedral del mar, La sombra del viento o las del personaje de Vázquez Montalbán, Pepe Carvalho. También tenemos rutas por las plazas de Gràcia y rutas por la Barcelona judía, y por uno de los principales sellos de la ciudad, L’Eixample. Este distrito, nacido a partir de la expansión de la ciudad a partir de la segunda mitad del siglo XIX, fue el medio por el cual buena parte de las clases adineradas de la ciudad quisieron hacer ostentación de su bienestar. Por eso, desde Francesc Macià hasta la plaza de las Glòries, pero sobre todo concentrados en los barrios de la Dreta de l’Eixample y Sagrada Familia, se encuentran multitud de casas, palacetes y bloques de pisos únicos, particularísimos y de un gran valor arquitectónico.

Hablamos, como es obvio, de las casas modernistas que abundan por las calles de L’Eixample. Quien más y quien menos, todo el mundo conoce la Pedrera, la Casa Batlló, la Casa de los Pinchos y la joya de la corona, la Sagrada Familia. ¿Pero sabías que el tesoro modernista de Barcelona está, como quien dice, en cada esquina? Casas que pasan desapercibidas por los turistas y que no son museos, sino edificios de oficinas o de viviendas; el ejemplo de que, más allá del valor artístico, el modernismo era sobre todo una corriente que buscaba la funcionalidad. En este sentido, queremos destacar algunas de las casas que perviven hoy día en Barcelona con el sentido original en que fueron diseñadas y construidas.

La Casa Planells, con influencias claras del modernismo pero próxima también al expresionismo alemán, según ciertos analistas, se construyó en 1924 (última época del movimiento) y es un claro ejemplo de lo que decíamos. La Casa Planells es una obra tanto artística como arquitectónica, pero con una evidente vocación funcional. La principal particularidad de este edificio, diseñado por el arquitecto Josep Maria Jujol, es el pequeño solar donde está construido. Este inconveniente fue salvado de manera magistral con una curva que permite ganar espacio en el interior. La encontrarás en la avenida Diagonal, haciendo esquina con la calle de Sicília. A continuación puedes ver algunas fotografías:

Cambiamos el barrio de la Sagrada Familia por la Dreta de l’Eixample, y nos acercamos a la calle de Girona, entre Aragó y Consell de Cent. Allí encontramos la Casa Pomar, del arquitecto Joan Rubió i Bellver, erigida en 1906. Como la Casa Planells, a la hora de diseñar la Casa Pomar, el arquitecto se tuvo que enfrentar con las dimensiones reducidas del solar. Como antes, eso no fue un impedimento para alzar un edificio original, cuyas características principales son la tribuna escalonada y el coronamiento en forma de ventanal gótico.

Para acabar, volvemos a cambiar de barrio. Ahora nos vamos a la Nova Esquerra de l’Eixample, a una de las esquinas del distrito, adyacente a la plaza de Espanya. En la calle de Llançà encontramos la Casa Fajol, que incluimos en este apunte por la curiosidad que le da el sobrenombre. Es la Casa de la Mariposa, llamada así por la escultura que corona el edificio en forma de este insecto. La casa, que no tiene ninguna otra particularidad, la construyó Josep Graner i Prat en 1912 y, utilizando la técnica del trencadís de la cerámica, elaboró la escultura que le ha dado fama al edificio.

Publica un comentario

Los campos necesarios están marcados *.

*