La Catedral, el barrio perdido

23 septiembre, 2015 | Barceloneses, Insólito

A principios del siglo XX, en los alrededores de la Catedral había un barrio con una gran vitalidad social y una importante actividad comercial. Había surgido en el siglo XI al abrigo de la puerta noreste de la muralla de la ciudad romana. Aquel incipiente núcleo de población extramuros, llamado inicialmente Vilanova dels Arcs, se convirtió con los años en el barrio de la Catedral. Su centro neurálgico era la plaza Nova. Durante la primera mitad del siglo XX, entre los años 1908 y 1958, el barrio fue modificado hasta que desapareció.

La plaza Nova, que durante siglos fue el centro del barrio de la Catedral, se abrió en 1355 a Vilanova dels Arcs, junto a la Puerta Bisbal. Xavier Cordomí, autor de los textos de la exposición “El barrio perdido. La plaza Nova y el barrio de la Catedral”, organizada por la Asociación de Fiestas de la Plaza Nova, explica: “Muy pronto, en la plaza Nova se empezaron a celebrar mercados diarios. Primero, el de paja y más adelante los agricultores llevaron allí verduras y hortalizas. Se establecieron en ella vendedores de carne y panaderías. La vida comercial de la plaza Nova era tan intensa que el Consejo de Ciento regulaba muy rigurosamente sus usos y las condiciones de los espacios y de los productos que se comercializaban allí.”

Cordomí cuenta también: “Entre el último tercio del siglo XIX y el primero del XX, solo en la plaza Nova más de una treintena de tiendas alegraban la plaza y servían al barrio: dos farmacias, dos hornos, una granja, dos tabernas, dos mesones, una tienda de grano, un par de sastres, una tienda de esteras, una librería, un barbero, un fontanero, un alfarero, un tornero, un carpintero, un dentista, un podólogo… y la famosa tocinería Noguera, ‘proveedor de la Real Casa’: ‘el único tocinero que le hace botifarra al rey’.” (En catalán, la expresión fer botifarra, “hacer botifarra” a alguien, significa darle un corte de mangas).

En el año 1908, el barrio comenzó a cambiar profundamente con el inicio de las obras de apertura de la Vía Laietana. En la exposición se explica: “Entre los años 1909 y 1911, con la segunda fase de apertura de la Vía Laietana a cargo de Josep Puig i Cadafalch, calles del barrio de la Catedral como la de la Riera de Sant Joan, del Infern, del Sant Crist, de Graciamat, del Arc de la Glòria, del Bon Déu, de las Tres Voltes, de las Donzelles, de Vidal y de las Filateres o la plaza del Oli desaparecieron bajo la apisonadora, y las calles de Copons, del Misser Ferrer, de Ripoll y de la Tapineria fueron seriamente modificadas.”

Años después, el día 30 de enero de 1938, en plena Guerra Civil, los bombardeos con los que la aviación legionaria italiana, aliada del ejército franquista, atacó Barcelona, afectaron dos veces seguidas y con menos de tres horas de diferencia al barrio de la Catedral. Xavier Cordomí explica: “Más de veinte edificios del barrio de la Catedral quedaron destruidos o seriamente afectados y muchos de los vecinos que sobrevivieron al bombardeo se vieron obligados a dejar su casa y marcharse del barrio.” Terminada la guerra, las autoridades franquistas aprovecharon la ocasión para recuperar el llamado Plan de Reforma Interior, que preveía la apertura de la avenida de la Catedral. Las obras, que terminaron en 1958, dejaron lo que había sido el barrio de la Catedral prácticamente como es hoy.

Varios archivos de la ciudad conservan imágenes de este barrio, donde se originó una de las tradiciones más antiguas de la ciudad, las Fiestas de Sant Roc de la plaza Nova, que estan celebrando su 425 aniversario. La exposición “El barrio perdido. La plaza Nova y el barrio de la Catedral” contiene gran número de estas imágenes y explica también cómo era este barrio, qué procesos provocaron su desaparición y de qué modo sus vecinos —los habitantes y los comerciantes—, teniendo que irse a otros lugares de la ciudad, han sabido mantener un espíritu que permite que tradiciones como las fiestas de Sant Roc se hayan mantenido y disfruten de buena salud.

La exposición “El barrio perdido. La plaza Nova y el barrio de la Catedral” puede visitarse en la Casa de los Entremeses, en el número 2 de la plaza de las Beates, hasta el día 29 de noviembre. Allí mismo se puede adquirir el catálogo con los textos y las fotografías de la muestra.

Pies de foto: Obras de apertura de la avenida de la Catedral. Derribo de las viviendas de la calle de la Corríbia, agosto de 1942. Autor: Joan Ramírez Sagarra – AFB. | Vista aérea de la Catedral y la Vía Laietana, 1920-1933. Autores: Josep Gaspar y Ramon Claret – AFB. | Plaza del Oli con niños, 1908. Autor: Josep Pons Escrigas – AFB. | Calle de la Tapineria con gente, 1908. Autor: Narcís Cuyàs – AFB. | La Comisión de Fiestas de Sant Roc, en el Rincón de Sant Roc de la plaza Nova, 1884. Archivo AFPN. | La Comisión de Fiestas de Sant Roc durante la celebración de los 600 años de la plaza Nova, 1955. Archivo AFPN.