Joan Amades, folclorista autodidacta de renombre internacional

4 agosto, 2015 | Barceloneses, Insólito

Castillos humanos, gigantes, diables, bailes de bastones, entre otros, son expresiones de la rica cultura popular catalana y se encuentran presentes en todas las fiestas mayores. Esto es así hoy gracias a la recuperación festiva que tuvo lugar en los primeros años de la democracia, posible, en gran medida, a través del trabajo de recopilación y difusión que realizó Joan Amades durante más de 35 años de su vida. De formación básicamente autodidacta, es venerado por muchas personas a pesar de que también ha recibido bastantes críticas; alcanzó un gran renombre internacional en el mundo de la etnología y es un autor de referencia absoluta. Nació en Barcelona el 23 de julio de 1890, hace ahora 125 años.

Joan Amades y Gelats nació en el seno de una familia muy humilde. Su padre, Blai, fue un cerrajero que tuvo que dejar el trabajo por problemas de salud y la madre, Teresa, trabajaba haciendo de hilandera en una fábrica que tuvo que cerrar. Esta situación familiar hizo que los padres enviaran al hijo a vivir con los abuelos paternos en la localidad de Bot, en la Terra Alta. Al volver a Barcelona, el padre, que quería que estudiara, lo llevó a la escuela Víctor Hugo, pero no pudo asistir mucho porque con nueve años se vio en la obligación de empezar a trabajar en la trapería que había abierto su familia. Fue aquí donde empezó a tratar con libros de viejo y donde se multiplicaron sus ganas de aprender.

El hecho de haber ido tan poco tiempo a la escuela lo impulsó a ser autodidacta y también creó algunas lagunas en su formación científica, cosa que le reprochan sus detractores. Por otra parte, tenía una deficiencia visual importante que suplía con una memoria extraordinaria. Los primeros contactos de Amades con la cultura popular tuvieron lugar en el ambiente cultural obrero del barrio del Raval, que en aquella Barcelona de principios del siglo XX era bastante rico.

En aquel tiempo proliferaban los ateneos populares que tenían el objetivo de promover la cultura entre los obreros. Uno de estos centros era el Ateneu Enciclopèdic Popular (AEP) de Barcelona, en la Sección de Excursiones, al que se apuntó Amades alrededor del año 1905. Posteriormente, llegó a ser presidente de esta sección. Aparte de participar diligentemente en las actividades del Ateneu, Amades estudió, entre otras materias, lenguas como el francés, el inglés, el alemán y el esperanto. En este último idioma se dedicó especialmente, haciendo difusión, e incluso participó en la organización del Congreso Internacional Esperantista celebrado en Barcelona en 1909, al que asistió Zamenhof, el creador de este idioma artificial. Su dedicación al esperanto hizo que en 1923 fuera elegido presidente de la Federación Catalana de Sociedades Esperantistas Catalanas.

En Cataluña, el excursionismo ha ido siempre muy unido al conocimiento del territorio y de las particularidades culturales de cada localidad y comarca, así como del folclore que les es propio; en el caso de Amades se sumó otro hecho que le llevó al estudio del folklore, fue cuando se dio cuenta de que había diferentes versiones de una misma rondalla. Se ve que unos estudiosos de la canción popular catalana se dirigieron a su madre, la cual era casi un archivo viviente de canciones tradicionales y cuentos, para recopilar algunas de las piezas que conocía. Fue a partir de entonces, hacia el año 1915, que decidió dedicarse al estudio del folclore.

A partir de finales de 1918 comenzó a viajar por el territorio con el objetivo de ir recopilando todos los aspectos de la cultura popular, desde los cuentos y las canciones hasta las danzas; desde las fiestas y tradiciones hasta los objetos como los ventalls, unas hojas con un dibujo y un pequeño texto cogidos en la punta de un listón o una caña que la gente coleccionaba, o la literatura de caña y cordel. Su carácter comunicativo y afable le abría las puertas en todas partes y así pudo ir documentando las diversas facetas y formas de la cultura tradicional catalana.

Poco a poco, fue profundizando en el estudio de la cultura popular, mientras establecía contactos con estudiosos de toda Europa, hasta dedicarse a ello de forma profesional. Comenzó a editar publicaciones, como Biblioteca de Tradicions Populars (BTP), Costums Populars de Barcelona o Les Diades Populars, y ofreció también unas charlas semanales en Ràdio Associació de Catalunya. Paralelamente, su prestigio fue extendiéndose por la península y por el resto de países europeos.

Hacia 1935 entró a formar parte de la Sección de Etnografía del Museo de Arqueología de Barcelona. El hecho de tener un grave problema de visión lo libró de ir a la guerra en 1936 y pudo seguir trabajando. A pesar de no haber ido a la guerra y no haber participado en ninguna actividad política, fue denunciado por su declarada catalanidad y tuvo que trabajar gratis durante un tiempo en el Museo Arqueológico. A partir de 1949 se integró en el Museo de Industrias y Artes Populares del Poble Espanyol. Murió el 17 de enero de 1959, festividad de San Antonio Abad, uno de los días más señalados del calendario tradicional.

Probablemente, su obra más conocida es el Costumari Català, pero publicó muchos más títulos, entre los que destaca también Folklore de Catalunya. Amades encontró en su cuñada, Consol Mallofré, una gran colaboradora que le ayudó desde poco después de que el folklorista se casara con Enriqueta Mallofré. Incluso después de morir Amades, esta siguió publicando textos inéditos del autor.

Pies de foto, de arriba abajo: Joan Amades y su mujer reciben en su casa la obra del Costumari Català. | Joan Amades, a la izquierda con bastón, en una misión para la Obra del Cançoner Popular de Catalunya. | Auca Baladrers de Barcelona (fragmento). | El maestro Joan Tomàs, a la izquierda, y Joan Amades tomando notas de campo. | Joan Amades con el dragón de Sant Quintí de Mediona, acompañado de su mujer y su cuñada. | Full de rengle Artistas de Circo Ecuestre (fragmento). Las fotografías son del Fondo Joan Amades (Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya). El auca y el full de rengle son de la Asociación Cultural Joan Amades.