Modelo de ciudad

Barcelona es una de las ciudades europeas con mayor densidad de población. En el 2015 tenía un 35 % de su superficie ocupada por áreas residenciales y equipamientos. Las áreas verdes urbanas representaban el 29 % del término municipal, mientras que la red vial representaba un 22 %. Industria e infraestructuras ocupaba el 14 % del municipio.

El 90 % de los inmuebles de la ciudad se encuentran en buen estado, según el censo del año 2011, un 7 % en estado deficiente, un 1 % en mal estado y un 0,2 % en estado ruinoso.

El parque de inmuebles es antiguo. El 63 % de los inmuebles se encuentran en edificios anteriores a 1970, mientras que únicamente un 4 % corresponden a edificios construidos durante el siglo XXI. En este sentido, las políticas de rehabilitación son esenciales.

Barcelona dispone de 821.125 viviendas (datos del 2015). De estas, solo un 3,8 % están vacías (sin uso), frente a un 92,1 % que tienen un uso residencial, un 3,3 % que se destinan a otros usos como actividades profesionales y un 0,8 % que están en obras o en ruinas. De las 31.202 viviendas sin uso (3,8 %), 10.637 se encuentran en venta o alquiler, 4.679 inmovilizadas y del resto no se tiene información.

La obra nueva ha caído en la última década. La evolución de las viviendas iniciadas denota una caída pronunciada, si bien se apunta una cierta recuperación en los últimos años.