Agua

Según los datos de consumo de agua de red en Barcelona, la ciudad consume 21 millones de m3 menos que hace quince años, con una reducción sustancial del consumo doméstico (11 millones de m3 menos, es decir, 27,37 litros menos por habitante y día con respecto a 1999), del comercio y la industria (7,19 millones de m3 menos) y de los servicios municipales (2,88 millones de m3 menos). Este último es el sector que ha experimentado más reducción, la cual se ha debido tanto a la mejora de la eficiencia en el uso del agua como a la utilización de recursos hídricos alternativos, principalmente las aguas subterráneas.

No obstante, para hacer un uso racional y sostenible del agua, hay que fijarse en los pequeños detalles, sobre todo en el consumo doméstico, que nos pueden ayudar: reducir el volumen de descarga del inodoro (colocando una botella llena dentro del depósito o instalando un pulsador doble), ducharse en lugar de bañarse (se ahorra hasta un 70 % de agua), cerrar el grifo siempre que se pueda, llenar lavadoras y lavavajillas al máximo (también se ahorra energía eléctrica), reutilizar el agua de limpiar las verduras o la fruta para regar las plantas y reparar los grifos o pequeños escapes de agua tan pronto como se detecten.